27 de octubre de 2011

Cocina para impostores

Hoy me ha sucedido algo gracioso y delicioso, casi sin querer.
Soy de a las que el dulce no les dice mucho. Soy más bien de salado, y más aún de picante.
El caso es que de vez en cuando el síndrome menstrual me produce una necesidad impulsiva
e inminente de hacer un pastel... Y claro, después de tanto tiempo sin hacerlo, veo que es otra de las cosas que no he cambiado.
Sigo sin mirar las cantidades de las recetas. Sí, lo confieso. Soy de las que tampoco ha leído las condiciones antes de firmar el sí, acepto.
Para mí las medidas, las pizquitas y las cucharadas son completamente subjetivas... por lo que me guío por el instinto y el caso es que, no están tan malos...
Normalmente improviso bastante. Con lo que tenga. Esto me recuerda bastante a mi nuevo
gurú en este arte:  Falsarius Chef  y su Cocina para impostores.

El caso es que esta vez la ignorancia ganó a la improvisación y no sabiendo que el molde para el bizcochito no cerraría bien... Lo hice igual. Y conseguí un amago de crêp en la bandeja inferior del horno. Por tanto lo que parecía una muerte por chocolate, ahora son Bizcochito and the Casual Crêp...

Prefiero no mostrarlo, creo que os abrirá más apetito algo de Falsarius Chef... Os lo presento a los que no lo conozcáis, porque creo que os ayudará más de vez!
Os lo digo yo, que me ha convencido, con mucho fundamento y sin los chistes de Arguiñano. Aquí os dejo la entrevista de Buenafuente, al que también echo en falta de vez en cuando...

0 comentarios:

Publicar un comentario