10 de junio de 2011

La solución a tus problemas de garganta



Hace años que descubrí este remedio de santo, y no dudo en recomendarlo y usarlo una y otra vez, por lo que era raro que todavía no le hubiese dedicado un post a este buen amigo: el Betadine bucal.
Dí con él después de probar varios antibióticos intentando curar un fuerte episodio de faringitis, con grandes placas de pus en las amígdalas. Cuando parecía curado, a los pocos días de bajarse la fiebre y las molestias, aparecieron por todo mi cuerpo pequeñas ronchas que al principio parecían simples picaduras de mosquitos, pero que despertaron mi miedo cuando se multipicaban pero no desaparecían. Visité a un dermatólogo y su pregunta fue rápida: ¿has sufrido recientemente algún problema de garganta? Con mi respuesta afirmativa, enseguida me explicó que me había curado mal, y que la bacteria se había asentado y se manifestaba por otra vía, en mi caso por la piel, algo poco común que se denomina "Psoriasis en gotas".
¿Su solución? Fuera antibióticos y gárgaras con betadine bucal. Yo también me extrañé al principio pero las mejorías fueron instantáneas y sus síntomas fueron despareciendo en los siguientes días.

Supongo que la mayoría de vosotros, conoce o ha oído hablar del Iodo, un antiséptico muy eficaz que destruye los microorganismos causantes de infecciones. Pues bien, la povidona iodada, probablemente las habréis visto ya, el típico frasco amarillo que hay en todo botiquín, y que es de uso cutáneo, pero también exiten en gel y en otras concentraciones para uso oral, vaginal, etc.
Sinceramente, hacer gárgaras con betadine, es bastante incómodo y nada gustoso, más bien produce arcadas, pero los medios justifican el fin, ¿no?
En cuanto noto síntomas de infección de garganta, una, dos e incluso tres veces al día, diluyo un tapón de esta solución en un vaso de agua, enjuago la boca y hago gárgaras durante unos minutos.  Se ha de hacer con la boca limpia previamente, con los dientes cepillados, para que esté lo más aséptica posible, y no comer justamente después por lo mismo.
El confort es inmediato y con un poco de suerte y cuidados, la cosa no va a peor.
Además de estar indicado para las leves infecciones de garganta, se recomienda para afonías, ronqueras, mal aliento, aftas y heridas de la boca, etc.
Sin duda, si padeces alguno de estos problemas, tienes que probarlo, te evitarás pastillas y otros productos farmacéuticos. Viene presentado en un envase con 125ml y su precio es aprox 6€, con lo que tienes para bastantes aplicaciones.
Ficha técnica Betadine

2 comentarios:

MesaParaOcho dijo...

Muy interesante! ésta me la apunto.
Pero no es un poco raro el viscoso liquidillo marrón en la boca??? buahhhh
Sandra

Miss Takes dijo...

Sí, sí que es rarito a la par que desagradable. Yo reconozco que ya le he cogido el gustillo, peor me ha costado. Va diluido en agua, por lo que tampoco es exactamente gárgaras con betadine 100%, pero sí que es viscoso y marroncillo, pero prueba, evitarás otras cosas y mejorarás seguro. No lo dudo!!!!!

Publicar un comentario