30 de abril de 2010

Essaouira

Después de recorrer 200km durante varias horas desde Marrakech, fue una auténtica recompensa llegar a Essaouira. 
En un autobús anecdótico, viejo y destartalado, repleto de guiris que se mezclaban con gentes del lugar, a 38Cº,  sin aire acondicionado, y sorteando los carruajes, tractores, camellos etc que íbamos topando por el camino.  Vendedores de pañuelos, pasteles, jabones, etc así como mendigos,  montaban y bajaban del bus, aprovechando las paradas para intentar ofrecernos sus productos o una simple limosna en unos metros de recorrido. Una vez llegados a la estación, decenas de personas se aglomeraban a las puertas del autobús para asaltarnos con flyers de hoteles, restaurantes, tiendas o simplemente para ayudarnos con las maletas o guiarnos a algún lugar por una moneda a cambio.
Extraño y cansado viaje pero con un buen destino. Surferos, hippies y demás guiris occidentales invadíamos el tranquilo pueblo costero sin romper su tranquilad normal.



Una mujer tapada además de vestimenta con un paraguas playero de dibujos de pececillos que le daba un toque personal,  vendía el pescado que acababa de llegar a puerto.
 
 Familia tíipica de la zona que también hacía turismo allí. Una buena foto de su foto.
 
Increíble vista del puerto de Essaouira  con sus barcos atracados mientras los mismos pescadores vendían lo que habían capturado. Un paseo por allí parecía un viaje virtual a los escenarios de la película "Piratas del Caribe".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buenas las fotos...me encantan!

Miss Takes dijo...

Muchas gracias!!

Publicar un comentario