30 de abril de 2010

Verde que te quiero verde

La verdad es que no esperaba encontrarme aquellos verdes allí.
200km rumbo al mar cargados de hinóspitos parajes y extensiones kilométricas de praderas que se cruzaban con el azul intenso de aquel cielo.
Cambio climático, era verdad.
Encontrarme a los camellos entre vacas, burros y ovejas fue la combinación visual perfecta en el viaje al oasis del mar de Essaouira.

0 comentarios:

Publicar un comentario