24 de octubre de 2009

ciudad del espejismo

Andar con prisas, esquivar peatones sin rostro, multitudes inconexas en un  mar de edificios de una ciudad con vistas al cielo...
Lo cotidiano  pasa desapercibido, lo excéntrico carece de valor...
Basta con pararse ante el gran escaparate de la calle para ver las otras sombras, figuras, las otras vidas ...
  ...el  tejido de  pequeñas cosas que sostinen la realidad.

1 comentarios:

Apache dijo...

Las pequeñas cosas son las que nos redibujan los rostros de los peatones creando conexiones que nos hacen ver en lo cotidiano algo especial.

Me a gustado e inspirado tu texto.

Publicar un comentario